Saltar al contenido
Página web » Blog » Belleza » Piel facial seca: cuidados, hidratación y causas del problema

Piel facial seca: cuidados, hidratación y causas del problema

La piel seca de la cara es uno de los problemas de la piel más comunes. Puede tener muchas causas, desde un lavado excesivo hasta una nutrición inadecuada. Por lo general, esto no es un problema grave, pero a menudo puede convertirse en una verdadera molestia que interfiere con las actividades y relaciones diarias. Si experimenta molestias en la cara y nota que su piel pierde elasticidad, se ve opaca y se pela, definitivamente debe tomar medidas para evitar que se seque.

Piel facial seca

Causas de la piel seca en la cara

1. Edad

Con la edad, nuestra piel pierde parte de su capacidad para producir aceites naturales que la mantienen hidratada. Esto es especialmente cierto para las personas mayores de 50 años. Con la edad, nuestra piel también pierde elasticidad y se vuelve más delgada, haciéndola más susceptible a la deshidratación y la irritación.

2. Genética

Algunas personas nacen con la piel naturalmente más seca que otras. En este caso, es difícil eliminar por completo este problema, pero podemos controlarlo de manera efectiva.

3. Malos hábitos de cuidado de la piel

Para muchas personas, una de las principales causas de la piel facial seca son los hábitos de cuidado inadecuados, especialmente si implican el uso frecuente de agua caliente o jabones fuertes para lavar la cara o el cuerpo. Estos productos pueden eliminar los aceites naturales de la piel sin reemplazarlos con nada más, lo que podría ayudar a restaurar el nivel de humedad de las capas superiores de la epidermis (la capa más externa de la piel).

4. Baja humedad

Baja humedad: La baja humedad interior contribuye a la piel seca porque hace que el agua se evapore de la superficie del cuerpo más rápido de lo habitual.

¿Cómo cuidar la piel facial seca?

Es importante saber cómo cuidar la piel facial seca. Secar la piel requiere una atención especial a la hora de hidratar y utilizar cremas hidratantes, especialmente durante los meses de invierno cuando el aire es más seco.

Aquí hay algunos consejos para ayudarlo a cuidar la piel facial seca:

Use limpiadores suaves que no eliminen los aceites protectores de la cara. Evite el uso de paños de lavado, ya que pueden irritar aún más la piel y hacerla más seca de lo que realmente es.

Evite el uso de astringentes a base de alcohol en la cara, ya que además resecan la piel, eliminando los aceites naturales de su superficie. Además, evite los jabones en barra, ya que son más ásperos para la piel que los jabones o geles líquidos.

Si tiene acné o cabello graso, use una crema hidratante sin aceite después de lavarse la cara con un limpiador suave o jabón para reducir el riesgo de granos en la cara o el cuero cabelludo.

Evite las duchas y baños calientes, opte por agua tibia en su lugar. Los baños y duchas calientes privan a nuestro cuerpo de humedad, lo que puede provocar problemas de piel seca si ocurre con demasiada frecuencia.

Si la sequedad de la piel de la cara es causada por la deshidratación, debe beber más agua durante el día. Si tiene la piel grasa, beber más agua puede causar brotes, por lo que es posible que deba limitar la cantidad de aceites en su dieta y / o cambiar su crema hidratante a una que no contenga aceites.

¿Cómo hidratar la piel facial seca?

Piel seca de la cara - hidratante

Hidratar la piel facial seca es un paso importante en su rutina diaria de cuidado de la piel. Una crema hidratante puede mejorar la apariencia y el bienestar de la piel seca porque proporciona una barrera protectora contra los factores ambientales que pueden dañar la superficie de la piel, como el viento y el sol, lo que puede conducir al envejecimiento prematuro de la piel.

Si tiene la piel facial seca o le preocupa su estructura, es importante elegir la crema hidratante adecuada para su tipo de piel específico. Hay muchos tipos diferentes de humectantes disponibles en la actualidad: algunos productos están diseñados específicamente para pieles grasas o mixtas, y otros para pieles normales o sensibles. Al elegir la crema hidratante adecuada para la piel facial seca, debe optar por una que contenga ingredientes como la glicerina (que atrae las moléculas de agua) y la urea (que extrae la humedad a través de la ósmosis). Estos ingredientes naturales trabajan juntos para reponer la humedad perdida en las capas más externas de la epidermis, haciendo que la piel se vea suave y saludable nuevamente.

Piel seca de la cara – suplementación adecuada

Estos nutrientes ayudan a proteger la piel del sol y previenen el daño a las células faciales. También promueven la cicatrización de heridas y reducen la inflamación. Eliminan eficazmente las arrugas, así como cuidan la tensión adecuada de la piel.

La vitamina A es un nutriente esencial para una piel y una visión saludables. Ayuda a mantener la producción de colágeno en el cuerpo y apoya el intercambio adecuado de células de la piel. La vitamina E es otro nutriente esencial para una piel sana porque previene el daño causado por los radicales libres de las especies reactivas de oxígeno (ROS). El daño causado por las especies reactivas de oxígeno puede causar arrugas, manchas de la edad y otros signos de envejecimiento de la piel facial. El selenio es un mineral con propiedades antioxidantes que protege a las células del estrés oxidativo causado por factores como la radiación UV o el humo del cigarrillo.

Los nutrientes anteriores se encuentran con mayor frecuencia en los suplementos dietéticos, cuya tarea es mejorar la condición de nuestra piel. Le sugerimos que se familiarice con tales suplementos como:

Piel seca de la cara: ¿qué dieta?

Para la piel facial seca, se recomienda consumir más ácidos grasos saturados: omega-3 y omega-6. Por lo tanto, el aceite de pescado que contiene ácidos omega-3 o el aceite de onagra que contiene omega-6 deben incluirse en la dieta. Tales grasas están contenidas en:

  • salmón y otros pescados grasos, anguila, caballa, arenque
  • aceite de colza, aceite de linaza, aceite de girasol (y semillas)
  • semillas de lino
  • Nueces
  • aguacate
  • Huevos
  • aceite de oliva