Saltar al contenido
Начална страница » Blog » Sexualidad » Impotencia – ¿Qué es? Síntomas y tratamiento de la impotencia

Impotencia – ¿Qué es? Síntomas y tratamiento de la impotencia

Los problemas sexuales afectan a un número creciente de hombres de diferentes edades. El hecho de que la disfunción eréctil ocurra solo en hombres mayores de 40 años es un mito. Según la investigación, cada 5ª persona que lucha con problemas de impotencia tiene entre 20 y 39 años de edad. Entonces, ¿cómo lidiar con este problema? ¿Qué formas de tratamiento son efectivas? ¿Qué evitar para prevenir estos problemas? Puedes leer sobre todo esto en nuestro artículo.

Qué es la impotencia: un hombre avergonzado

Impotencia: ¿qué es?

La impotencia es un problema de erección que le impide alcanzar la plena satisfacción sexual. Puede ser causada por muchos factores como el estrés, la depresión, los problemas de salud y la medicación. A veces, la impotencia es un síntoma de problemas de salud más graves, como diabetes o aterosclerosis. Este es un problema que puede afectar todos los aspectos de la vida sexual de una persona, así como su autoestima y autoestima.

Impotencia – síntomas

Los síntomas de impotencia son problemas generales con respecto a la disfunción eréctil. Estos incluyen:

  • Dificultad para mantener una erección durante las relaciones sexuales
  • Libido baja
  • Incapacidad para conseguir una erección

Impotencia – causas

Las causas de la impotencia pueden ser muchas. La mayoría de las veces es causada por un flujo sanguíneo demasiado pobre al pene. El resultado de este problema es que lograr una erección completa y duradera es prácticamente imposible. El problema de la impotencia a menudo se subestima y se justifica por el proceso de envejecimiento. Esto se debe al hecho de que los hombres se avergüenzan de esta dolencia y prefieren no mencionarla. Este es un gran error, porque la impotencia no tratada puede desarrollarse muy rápidamente y en una etapa avanzada puede ser imposible de curar. Otras razones que podemos distinguir son:

  • Impotencia mental: puede ser el resultado de experiencias traumáticas, baja autoestima, lo que causa una falta de confianza en sí mismo, etc.
  • Impotencia de origen físico: asociada con esta causa son varios tipos de enfermedades como enfermedades cardíacas, diabetes, aterosclerosis. La edad y el uso de estimulantes también deben agregarse a este grupo.
  • Causas hormonales: testosterona reducida o altos niveles de prolactina
  • Causas circulatorias: enfermedades que interrumpen la circulación sanguínea, tabaquismo
  • Causas neurogénicas – Este grupo incluye: lesiones espinales, tumor cerebral, esclerosis múltiple, esclerosis lateral amiotrófica, paraplejia, accidente cerebrovascular
  • Causas farmacológicas: el uso de antidepresivos, neurolépticos y medicamentos para la hipertensión.

Impotencia alcohólica – información básica

La impotencia del alcohol no es más que la pérdida de la oportunidad de lograr una erección bajo la influencia del alcohol. Este es un problema bastante común, especialmente en los jóvenes. El consumo frecuente de alcohol causa cambios en el sistema endocrino y vascular, lo que contribuye a problemas con el rendimiento sexual. Es cierto que el alcohol en algunas situaciones puede ayudarnos a relajarnos y añadir confianza en nosotros mismos, pero también tiene sus lados malos. Incluso una pequeña cantidad de alcohol bebido puede convertirse en la causa de fracasos eróticos. El alcohol inhibe significativamente las reacciones del sistema nervioso, lo que causa menos sensibilidad a los estímulos externos.

Tratamiento de la impotencia

Diabetes e impotencia: ¿qué vale la pena saber?

La causa más común de disfunción eréctil en los diabéticos es el daño a las neuronas del sistema nervioso. Tal fenómeno se llama – neuropatía diabética. Se aconseja a una persona que sufre de esta dolencia que abandone por completo el tabaquismo. Además, la hipertensión y la glucemia deben ser monitoreadas regularmente. La prevención en casos de personas con diabetes consiste en inyecciones en los cuerpos cavernosos. También se pueden usar inhibidores orales de la fosfodiesterasa tipo 5 (PDE5i).

¿Qué es la impotencia psicógena?

La impotencia psicógena es la incapacidad de obtener una erección completa causada por problemas psicológicos y emocionales. Esto es principalmente un problema para los hombres jóvenes menores de 40 años. Las causas de este problema pueden ser complejos, baja autoestima, trastornos mentales. Los métodos para tratar la impotencia que se utilizan en tales casos son la psicoterapia. Los casos de impotencia de este tipo no deben tratarse con medicamentos por sí solos. Debe consultar a un médico que lo someterá a un diagnóstico detallado y, sobre esta base, determinará la forma adicional de terapia. El médico que realiza nuestro tratamiento debe ser un sexólogo.

Tratamiento de la impotencia: ¿cómo lidiar con el problema?

El tratamiento de la impotencia en los hombres depende de cuál es la causa y qué tipo de impotencia ocurre. Si estamos tratando con impotencia en un fondo psicológico, entonces la terapia más efectiva es consultar a un psicoterapeuta. Si el problema se refiere a la impotencia orgánica, hay muchas soluciones. Se pueden utilizar varios tipos de dispositivos, por ejemplo, bombas, cuya tarea es mantener el vacío en cuerpos cavernosos. Otra solución, pero bastante radical, es someterse a una operación quirúrgica, que dará como resultado el desbloqueo de los vasos del pene. Sin embargo, al comienzo del tratamiento de la impotencia, se recomienda usar medicamentos que puedan resolver cualquier problema con la impotencia. Este es el camino más simple de la terapia y puede resultar ser el más efectivo. Las píldoras de erección que se basan en ingredientes naturales son seguras para nuestra salud, por lo que su uso no debe causar ningún efecto secundario. Si los métodos anteriores no traen los resultados esperados, puede resultar que será necesario tomar medidas aún más radicales como la implantación de prótesis o dispositivos de vacío externo. Sin embargo, esto debe ser decidido por el médico.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.