Saltar al contenido
Начална страница » Blog » Sexualidad » Disfunción eréctil y problemas de erección – causas y tratamiento

Disfunción eréctil y problemas de erección – causas y tratamiento

Las relaciones sexuales no se tratan solo de placer. Desafortunadamente, a menudo nos preocupan varios tipos de problemas, como la disfunción eréctil o el problema de mantener una erección. Estos son factores que nos impiden tener relaciones sexuales satisfactorias. En este artículo aprenderá cuáles son las causas de los problemas de erección y cómo tratarlos. Comprobaremos qué métodos de tratamiento de la disfunción eréctil son efectivos y qué debe evitarse categóricamente.

Proyecto sin título (16)Disfunción eréctil y problemas de erección - Hombre

Hay estereotipos que dicen que solo los hombres después de los 40 años desarrollan problemas de erección. Nada más lejos de la realidad. Desafortunadamente, vivimos en estrés constante, no tenemos tiempo para descansar adecuadamente, estamos constantemente en un apuro y esto se traduce muy negativamente en nuestro rendimiento sexual. Según la investigación, la disfunción eréctil afecta en aproximadamente el 19% de los casos a personas entre las edades de 20-39. Por lo tanto, casi cada 5ª persona que sufre de disfunción eréctil está en realidad al comienzo de su camino hacia la verdadera sexualidad. Lo aterrador es que estos números cambian constantemente, y no para mejor. Cada vez más hombres jóvenes sufren de una falta de erección o problemas relacionados con la cantidad y calidad de los espermatozoides producidos, y con la edad, surgen más problemas. Por lo tanto, es muy importante no subestimar el problema y reaccionar mientras haya tiempo para ello.

¿A quién afecta la disfunción eréctil?

Como se mencionó anteriormente, los problemas con la potencia y el rendimiento sexual general afectan a hombres de diferentes edades. Depende de las predisposiciones individuales. Según las estadísticas, el saldo porcentual es el siguiente:

  • 20-29 años –8%,
  • 30-39 años – 11%,
  • 40-49 años – 15%,
  • 50-59 años – 22%,
  • 60-69 años – 30%,
  • 70-75 años – 37%.

¿Cuáles son las causas de la disfunción eréctil?

Las causas de la disfunción eréctil pueden ser muchas. Están relacionados con factores en los que podemos influir, por ejemplo, el estilo de vida, la dieta, la actividad física. Sin embargo, también pueden estar asociados con factores en los que no tenemos influencia, por ejemplo, enfermedades crónicas. A continuación se presentan las causas más comunes de disfunción eréctil:

Las enfermedades que pueden ser la causa son: aterosclerosis y enfermedades de los vasos sanguíneos, hipertensión, diabetes, hiperlipidemia (exceso de colesterol en la sangre), enfermedad tiroidea, síndrome metabólico, depresión y ansiedad, hipogonadismo (deficiencia de testosterona), esclerosis múltiple, accidente cerebrovascular, insuficiencia hepática o renal, enfermedad pulmonar, apnea nocturna, enfermedad de Peyronie, médula espinal o trauma pélvico.

Los medicamentos que pueden ser la causa son: psicotrópicos, antihipertensivos, medicamentos hormonales y metabólicos, diuréticos.

La disfunción eréctil puede ser un síntoma de llevar un estilo de vida poco saludable: trabajo sedentario, uso de estimulantes, problemas con el sobrepeso, falta de privacidad e intimidad, estrés, fatiga, dieta inadecuada, complejos, muy poca confianza en sí mismo.

Estos son los principales factores que tienen un impacto significativo en la disfunción eréctil. A ellos, por supuesto, también hay que añadir la edad, porque como sabéis, con la edad, los problemas se vuelven cada vez más graves.

Proyecto sin título (16)Disfunción eréctil y problemas de erección - Hombre

Tratamiento de la disfunción eréctil

¿Cómo tratar la disfunción eréctil? En primer lugar, debemos hacer cambios en nuestras vidas que mejoren nuestra comodidad, permitan un descanso y una relajación adecuados. La siguiente etapa que puede mejorar nuestra calidad de vida sexual es el uso de suplementos dietéticos (VigraFast, SperMax Control) o medicamentos (con una sustancia llamada Sildenafil). En este punto, cabe señalar que el uso de medicamentos recetados debe llevarse a cabo con el consentimiento de un médico, ya que de lo contrario puede poner en peligro nuestra salud. Por lo tanto, en esta etapa, la solución más ventajosa puede ser el uso de suplementos dietéticos que están disponibles sin receta médica. Por lo general, estas son píldoras de potencia que se basan en ingredientes naturales. En muchos casos, esta forma de terapia resulta ser muy efectiva y gracias a esto, no hay necesidad de más consultas con un médico o procedimientos quirúrgicos. Si los métodos presentados anteriormente no causan los resultados esperados, entonces debe consultar a un médico. Ahora surge la pregunta: ¿a qué médico acudir con disfunción eréctil? Un experto en tales casos es un urólogo. Se realizarán diagnósticos detallados, que permitan determinar qué forma de terapia se debe elegir para que el paciente vuelva a estar en plena forma. En el caso de casos más difíciles, puede ser necesario llevar a cabo un procedimiento para desbloquear los buques del miembro. El urólogo también puede elegir una forma de terapia en forma de inyecciones en los cuerpos cavernosos del miembro (inyecciones).

Disfunción eréctil: ¿cómo se pueden prevenir?

La aparición de disfunción eréctil ocurre con mayor frecuencia cuando el flujo sanguíneo a los cuerpos cavernosos del pene es insuficiente. No podemos protegernos contra esto directamente, pero podemos actuar indirectamente. Debemos empezar por mejorar nuestro estilo de vida, cuidando el descanso adecuado y cuidando nuestra salud mental. También será útil dejar los estimulantes como los cigarrillos o el alcohol. También se recomiendan exámenes regulares para ayudarnos a mantener nuestro cuerpo en óptimas condiciones. La presión arterial, la testosterona, el nivel de azúcar y el colesterol deben analizarse constantemente. El último aspecto al que vale la pena prestar atención son las píldoras de erección. Nos ayudarán no solo a mejorar temporalmente nuestra función sexual, sino que a la larga afectarán positivamente nuestra actividad sexual.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.